Cuerpo Humano : “El sentido del Tacto”

El cuerpo humano; el sentido del Tacto Fecha de creación: 17/07/2010 La piel constituye el órgano sensorial para el tacto. Los elementos sensitivos de este sentido se hallan en unos puntos de la piel especialmente sensibles, […]
FavoriteLoading¡Añadir a tus favoritos!

El cuerpo humano; el sentido del Tacto

Fecha de creación: 17/07/2010
La piel constituye el órgano sensorial para el tacto. Los elementos sensitivos de este sentido se hallan en unos puntos de la piel especialmente sensibles, denominados puntos de presión y puntos del frío. Estos puntos se encuentran repartidos por toda la piel del cuerpo humano, variando su densidad según las distintas zonas del mismo.

Las personas mayores poseen un promedio de seis a veintitrés puntos para el frío por centímetro cuadrado de piel y entre cero y tres puntos para el calor. Además se han de contar con unos veinticinco puntos de presión, también por centímetro cuadrado. Gracias a estos puntos percibimos la presión, el calor y el frío, cuyas sensaciones alcanzan a través de los nervios los centros cerebrales correspondientes.

Los puntos de presión se hallan dotados de una sensibilidad extremadamente notable.

Gracias a ello, nos es posible notar una presión hasta de un gramo y cuarto por milímetro cuadrado. La sensibilidad de estos órganos barestésicos permite la percepción de cualidades muy diversas.

De esta manera nos es posible averiguar si el cuerpo que ejerce una presión sobre nuestra piel es plano, liso, puntiagudo, duro, romo, blando, líquido o gaseoso. Estas distintas percepciones cualitativas constituyen un amplio medio para orientarnos en el mundo «corporal» que nos rodea.

Por otro lado, los puntos para el calor y el frío nos permiten percibir la temperatura de este mismo mundo. Es obvia, pues, la importancia de estas percepciones para controlar el estado de salud y la corrección de las reacciones personales frente a las temperaturas.

El sentido del tacto prácticamente actúa en todas las partes del cuerpo, pero su precisión es notablemente mayor allí, donde es precisa la mayor facilidad de los movimientos corporales, en especial manos y dedos.

Sensaciones olfativas y gustativas

Las sensaciones olfativas tienen lugar mediante la acción de un órgano olfativo situado en la cavidad nasal. Experimentamos como olor la llegada a este órgano de substancias químicas dotadas de cualidades olorosas. Para que este fenómeno tenga lugar bastan pequeñísimas cantidades de estas substancias. En efecto, el olfato humano es capaz de percibir el olor de dos milésimas a una milésima de miligramo de esencia de naranja repartida en un litro de aire. Como vemos, la pequeñez de estas cantidades nos ilustran sobre la extraordinaria sensibilidad de este órgano.

Sobre Anabel J. Climent

Educadora de preescolar Pionera proyecto : "Centros de estimulación temprana"" (1990). Puericultora Diplomada. Especialista en Neonatología. Monitora de Lleure infantil i juvenil.