A Oídos Sordos.

Conozca la primera discoteca para sordos, una idea de dos jóvenes a quienes consideran locos. Hoy Jonathan Espítia y John Alejandro Ribera hacen posible un proyecto que reta la racionalidad. Jonathan Espítia nos dice “la discoteca […]
FavoriteLoading¡Añadir a tus favoritos!

Conozca la primera discoteca para sordos, una idea de dos jóvenes a quienes consideran locos.

Hoy Jonathan Espítia y John Alejandro Ribera hacen posible un proyecto que reta la racionalidad.

Jonathan Espítia nos dice “la discoteca para sordos consiste en adecuar un cuarto con las paredes cubiertas de icopor (poliestireno expandido), el suelo de madera porque el sonido tiene que ir hacia la madera para que la madera vibre.

La idea nació en 2007 en su último año de bachillerato cuando decidieron presentar un proyecto dedicado a su compañeros de clase que no podían escuchar.
La tarea no ha sido nada fácil pero siguen luchando y no pierden la esperanza.

El mundo cambia gracias a personas como Jonathan y Alejandro.

Sobre Anabel J. Climent

Educadora de preescolar Pionera proyecto : "Centros de estimulación temprana"" (1990). Puericultora Diplomada. Especialista en Neonatología. Monitora de Lleure infantil i juvenil.